top of page

El reloj


Creo que su reloj lleva tiempo engañándole.

Le está diciendo una hora que no es. Lo he estado observando y creo que trama algo.

Ya sabe usted que los relojes en los últimos años han perdido mucha de su libertad, y este tipo de cosas son cada vez más normales. Ah, que no sabía nada de esto. Pues sí. Imagínese usted que no hace mucho, la hora era un poco, ya me entiende, algo aproximado. En cada lugar tenían la suya, no estaba sincronizado mundialmente, esto a los relojes les permitía cierto relajamiento, más libertad, todo era más espontáneo, la mañana, la tarde, la noche, luego llegaron los medio de transporte y vaya… También lo de las pilas ha sido un gran peso. Antes a un reloj se le iba la cuerda y se quedaba tan tranquilo, durmiendo o mirando al horizonte, ahora, no vea la presión. Por eso ocurre que a algunos relojes, ya sabe, les da por hacer pequeños actos de desobediencia. El más común es el de adelantarse o atrasarse unos minutos. Pequeñas rebeldías que a veces provocan grandes desastres. Más de una vez me he visto con alguno de ellos que la había liado bien con sus tonterías. Sin embargo, de alguna manera, así entre nosotros, le diré que a veces los entiendo. A ver, que no es que esté justificando sus actos de sabotaje. Es sólo que entiendo que esto de que la hora sea una, así sin más, es un exceso. No sé de dónde ha salido esto de que haya sólo una hora, y que esa, y ninguna otra más, sea la hora que es. Pero bueno, no me quiero meter ahora en estos asuntos que se me hace tarde, curiosamente. Sólo quería advertirle de que si nota que a veces llega tarde, o que el tiempo se le pasa sin darse cuenta, puede que sea que este gamberro está haciendo alguna de las suyas.

11 visualizaciones

Commentaires


  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Spotify - Círculo Negro
bottom of page