• monoperro

El juego

Actualizado: jun 10



Le llamamos «juego» a muchas cosas (para mí sólo es juego si hay ruptura de la lógica imperante).

Los niños juegan constantemente, no porque estén jugando en sí, sino porque su manera de comportarse, al no haber integrado la lógica imperante, se nos aparece como un juego por su falta de lógica, de ahí que los juegos normativizados sea una manera de entrar en la lógica.

El conflicto del niño es por no poder entrar en la lógica y el conflicto del adulto es por no poder salir de ella.

Se entiende el proceso de madurar como conocer y actuar según la lógica imperante. Conocer la lógica imperante no significa tener que reproducirla obligatoriamente o adaptarse a ella, pero ocurre en la gran mayoría de las ocasiones que se asume esta lógica como «lo adecuado», porque al entrar en la lógica y asumirla como «lo adecuado» se crea un sombra: «lo inadecuado», y con ella la idea del peligro, así entonces: «jugar es peligroso, si no haces lo adecuado estás jugando con tu salud, con tu seguridad, ¡con tu vida!»

Es en este contexto donde puede darse, y se da mucho, que la lógica imperante no permita que se exprese ni tu gusto, ni tus deseos, ni tu talento, ni tu alma. Es la propia lógica, convertida en «lo adecuado», lo que genera el conflicto, ¿y quién quiere ser inadecuado o ponerse en peligro? Es aquí donde los conflictos entran círculo: La lógica imperante no te deja expresarte, y para salir del conflicto haces lo adecuado que es lo que genera el conflicto… En mi experiencia, puedo decir que lo que me ha salvado ha sido el juego, jugar con lo serio, cuanto más serio más juego, o sea, poner en cuestión el conflicto a través de salirme de su lógica. Esto requiere mucha responsabilidad individual y autoridad (no es que lo recomiende, simplemente lo expongo). Para mí esto es amor a la vida.

El juego, desde el conflicto del adulto adaptado a la lógica imperante, también requiere práctica, porque ha sido sepultado por toneladas de «razones», salirse de la lógica será visto como algo peligroso, como un ataque a la «seriedad», aunque en realidad es una creación de posibilidades.

En definitiva, permitirse jugar es permitirse ser libre y por lo tanto liberar. Es tu turno.

19 vistas

© 2017 monoperro.com

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle