• monoperro

La ü de Vergüenza


Vergüenza es la palabra perfecta porque lleva en su grafía el secreto de su poder.

La vergüenza siempre ha estado conmigo, como un detective que contínuamente me vigila y documenta todo lo que hago para valorarlo. Gracias a la vergüenza he aprendido mucho de mí.

La vergüenza es una forma de control y protección social que en cada momento tiene el sentido concreto de limitar acciones no adecuadas y, como la sociedad, va adaptándose a nuevos usos. Esta función es integrada por cada individuo a través de las interacciones tempranas con los otros individuos (también parte de la vergüenza viene como memoria sistémica).

Que en algunas personas sea la vergüenza más o menos intensa es un reflejo de los valores que construyen el «círculo moral interno» de su familia y con la necesidad que tiene el «círculo moral interno» de frenar a los que más potencial de salirse del círculo tienen. La vergüenza es una función limitadora que estas personas integran por lealtad al sistema familiar y que el sistema familiar despliega para protegerlos de sí mismos, o mejor dicho, de su talento.

Lo que más me interesa de la vergüenza es lo que impide, porque cuando actúa con fuerza, en algún ámbito concreto, está señalando simbólicamente aquello que quiere acallar, es importante leer bien los símbolos que la vergüenza señala y a través de los que actúa. Muchas veces la vergüenza se disfraza de «no quiero» «me da igual» «no me interesa»«para qué».

En las sesiones del Tarot del Espejo veo mucho a la vergüenza siendo un gran elemento limitador para acceder a poner en juego eso que se intuye como posibilidad (el talento) y es gracias a esto que he entendido que el poder de la vergüenza es el de producir la sensación de ser visto desde fuera (etimológicamente viene de «respetuoso temor») por eso es tan poderosa, porque produce la sensación interior de estar siendo visto por una autoridad externa, son esos ojos que miran desde el interior los que se pueden ver encima de la «ü» de vergüenza, pero esta mirada es sólo una mirada, sin manos para castigar o agarrar y sin boca para ofender o mandar, son unos ojos falsos trás lo que no hay nada más que el propio temor a poner el juego el talento.

34 vistas

© 2017 monoperro.com

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle