• monoperro

Un Cambio de Paradigma Mágico.

Actualizado: 14 de jun de 2019

Este ensayo ha sido publicado originalmente en el libro: Intransit, un laboratorio universitario de creación:

Puedes descargarte el libro completo AQUÍ



*



La seguridad consiste en aceptar con alegría, para siempre, profundamente y por completo, la total e inevitable inseguridad.

David Testal.


A nada importante se llega simplemente caminando.

Pero no basta saltar para cruzar el abismo, hay que tener alas.

Nicolás Gómez Dávila


Tú no existes más que en mi, y yo, en paradójica reciprocidad, no existo más que en ti, que sigo siendo tu creador, a la vez que tú eres el mío.

Monoperro

ARTE SEGURO /ARTE INSEGURO

Una de las experiencias que más me marcaron en mi infancia fue acudir con mi padre a la inauguración, en 1982, de la feria ARCO. Allí vi el mundo del arte, y allí es donde empecé a integrar esa idea de un mundo del arte distinto del resto del mundo, que sería un mundo del no arte, o un no mundo del arte.

*

Es comprensible la sensación de haber vivido momentos de cambios decisivos.

Es comprensible que sientas que durante tu vida, lo que ocurre implica cambios sustanciales, categóricos, que transformarán profundamente toda posible realidad.

Esto, como seguramente entiendas, es un claro error de perspectiva, que me parece no sólo comprensible, sino que también me parece necesario en la vida humana, concretamente. No sé si habrá habido alguien en la historia de la humanidad que no ha tenido la sensación de que durante su vida se produjeron cambios sustanciales que afectarían a toda realidad posible, y que marcarían un antes y un después en la historia de la humanidad. No creo que haya habido una sola persona que no haya sentido la abrumadora e inexorable transformación de las cosas respecto a cómo las conoció, probablemente a ti te haya pasado lo mismo.

Si ha habido alguien que no lo haya sentido así, lo siento mucho por él, porque habrá dejado de experimentar una de las tensiones más fascinantes de la vida humana, la del abismo de lo desconocido, la de perder la segura sensación de saber dónde están las cosas, y no temer hacia dónde se dirigen.

Desde que yo tengo conciencia de este mundo, he visto cambios que a mi modo de entender son fundamentales en la historia de la humanidad. El cambio más evidente que he vivido ha sido la aparición de internet.

Cuando llegó internet a España yo ya tenía 20 años, y cuando lo empecé a usar como algo útil y necesario ya andaba por los 30, así que podía haber seguido viviendo sin ello, en un mundo que se hubiera congelado en los años 90. No sé cómo hubiese sido mi vida de distinta a lo que es ahora, pero lo cierto es que ya, con las herramientas que había antes de internet, podía haber sobrevivido sin duda (un pensamiento este bastante inútil, por cierto).

Internet manifestó algo en mi vida que creo que puede ser una buena metáfora de lo que implica un cambio de paradigma.

*

Mi relación con el mundo es metafórica. Considero lo que ocurre como un símbolo que yo tengo que interpretar, no puedo, ni es mi interés teorizar, sino aprender, no busco la verdad sino lo que funciona. No pretendo describir un modelo de paradigma objetivo, sino los paradigmas como metáforas de una posición ante la vida, de un sistema de creencias. Por esto no creo que tú y yo estemos viviendo en la misma realidad aunque estemos en el mismo mundo, (Se podría decir a la inversa: tú y yo estamos viviendo en el mismo mundo aunque estemos en distinta realidad) Tampoco estamos en el mismo paradigma, eso depende de nuestros sistemas de creencias.

*

Considero que los sistemas de creencias que se mantienen, encuentran, en un mundo infinito, plástico y muy adaptativo, la realidad material para validar ese sistema de creencias, así ocurre con los paradigmas en los que cada uno se mueve. Un cambio de paradigma no necesita un cambio material externo (1), solamente un cambio de creencias.


(1) Externo, e interno en mi manera de entender la realidad no tiene sentido sino como percepción, lo que se percibe como externo, lo que se percibe como interno, y también como metáfora, lo interno simboliza lo que está a nuestro alcance, lo que podemos hacer y lo externo lo contrario.

*

Por supuesto hay cambios, como la aparición de internet, que son objetivos, en el sentido de que todos compartimos esa percepción de la realidad. Otra cosa es cómo estos cambios son asumidos dentro del sistema de creencias individual. Estos cambios no pueden ser cuestionados, porque ocurren, y sin embargo sí que pueden ser imaginados distintos, que es una manera de crear realidad también. Los paradigmas tienen el poder de crear realidad. Internet fue imaginado antes de ser real, fue imaginado por una serie de personas que estaban en un entorno de creencias que permitía imaginar eso, y tuvieron la audacia de llevarlo a cabo. Este tipo de cambios nos enfrentan con lo inevitable, que es unas de las formas que este mundo tiene de que nos enfrentemos con lo que somos. Lo inevitable lo tomo literalmente como dice David Testal:

“Haz de lo inevitable lo imprescindible, y de lo ya consumado el más interesante preámbulo a lo que amenazaba con impedirte.”

*

Todo cambio manifiesta algo que debía ser manifestado, es la catarsis necesaria para el que se niega a ni tan siquiera imaginar el cambio, o al que teme de tal manera algo que lo acaba produciendo como destilación de su deseo más profundo.

Todo sistema de control sobre los cambios lo que produce es que se manifiesten camuflados, por lo que no se les puede hacer frente.

*

La aparición de internet, como parece que no podía haber sido de otra manera, también ha afectado al arte como yo lo entiendo, y al autodenominado mundo del arte; aquí me parece importante detenerme en lo que yo considero arte.

Una posible definición de arte sería esta: Toda aquella expresión que manifieste, para alguien (para mi), información de su inconsciente a través de símbolos.

Es una definición reiterativa, lo sé, porque la información del inconsciente sólo se puede manifestar a través de símbolos.

Esta definición rompe con la representatividad del arte por la forma, o sea que no lo que se expresa por ciertos canales, como pueden ser las consideradas Bellas Artes, canaliza lo artístico. Con esta definición le doy importancia al acontecimiento individual de lo artístico más allá de lo cultural que ciñe la expresión artística a ciertos canales (el paradigma del Arte Seguro).

Es cierto que lo que considero arte, dentro del paradigma del Arte Seguro, lo que asociamos con las Bellas Artes, son manifestaciones que han alcanzado un nivel extraordinario y que han demostrado una capacidad inigualable como catalizador simbólico. Lo que hoy consideramos las Artes, las 8 artes clásicas, son excelentes canales de manifestación simbólica , sin embargo no siempre estuvieron ahí, han llegado y se han consolidado, y una vez consolidadas suponen expresiones seguras paradigmáticamente hablando. Yo no quiero poner en duda estas expresiones, sólo entender los mecanismos mentales que lleva a aferrarse a estructuras que parecen seguras porque parece que siempre estuvieron ahí, y ni son seguras ni siempre estuvieron ahí.

Esta definición del arte es posible gracias al paradigma del Arte Seguro, lo sé. No se puede salir de casa si no tienes casa.

*

Por Arte Seguro entiendo, como paradigma, una manera de considerar el fenómeno artístico como algo relacionado necesariamente con la estructura institucional que gestiona, controla, valida, y legisla las expresiones artísticas.

*

También dentro del ámbito de esta definición de arte, por ejemplo, a través de la medicina o de las fiestas populares, de la decoración, de la moda o de los programas de televisión… se pueden tener experiencias artísticas, si es que para alguien esto pone de manifiesto su información inconsciente. Los canales artísticos son por lo tanto infinitos.

*

Toda la historia del arte, y en definitiva la historia de la humanidad, ha estado ligada a lo que esta humanidad ha creado. La tecnología ha servido siempre para manifestar la materia inconsciente que el arte manifiesta.

*

Parto de la idea de que un paradigma es un contexto inconsciente, una serie de acuerdos que se asumen. Yo siempre digo, para explicar lo que yo considero que es dibujar bien, que dibujar bien es un acuerdo externo que hemos asumido individualmente, simplemente porque llegamos y ya estaba ahí lo que se considera dibujar bien para la mayoría de las personas, y lo asumimos como algo necesario, casi natural, y es sólo un acuerdo por defecto.

El paradigma del artista seguro es mi forma de ver lo que yo asumí como necesario respecto al arte.  El paradigma del Arte Seguro expresa que el arte es aquello que se gestiona a través de las instituciones autodenominadas artísticas, como galerías, centros de arte, museos, etcétera, y que los artistas necesariamente están ligados a las universidades de Bellas Artes, formando su artistez en ellas.  En este sentido he encontrado dos actitudes respecto a los estudios artísticos, por un lado quienes consideran que a través de esos estudios se va a despertar la capacidad artística, o que se va a limar el diamante en bruto, y por otro quienes consideran que a través de estos estudios se les iba a introducir esa capacidad inexistente en ellos hasta ahora. En unos talleres que estuve impartiendo a estudiantes de arte, varios me preguntaron si yo consideraba ese centro bueno, objetivamente bueno, se entiende, a lo que yo siempre les contestaba: es el mejor lugar del mundo porque estás tú.

En este paradigma las instituciones artísticas han ejercido el papel de gestoras del arte de tal manera que han producido la sensación de que el arte son las instituciones mismas. Esto también ocurre en otros ámbitos como la literatura, o más evidentemente en la política. No creo que estas instituciones hayan usurpado o expropiado el arte, más bien, como suele suceder, han ido apareciendo movimientos que tratan de ordenar, lo que ocurre espontáneamente, con la idea de que ordenándolo y legislándolo, quitando los errores de lo espontáneo y dejando sus beneficios, se puede mejorar, y hacerlo más justo, libre de competencia. Estos movimientos lo que consiguen es que desaparezca lo espontáneo, pero esto es algo que no se nota demasiado, porque reproducen el modelo espontáneo y lentamente lo van mutando a un modelo rígido y fuera de la realidad, que se va modificando tratando de recuperar la espontaneidad perdida que la misma maquinaria burocrática le impide conseguir.

Estos movimientos de orden y ley sobre lo espontáneo, lo que consiguen, y en el arte se ve claramente, es que la gente se vaya apartando de su comportamiento inherente hacia lo gestionado, que les vayan cediendo casi inconscientemente la gestión, en este caso del arte (que así deja de ser un fenómeno individual). Y esto va creando un trasvase de tal categoría que las instituciones se quedan con todo el juego; hacen y deshacen, y esto lo asumimos, y para muchas personas es lo único que han conocido, y lo asumen como que es así, entre otras cosas porque todos tenemos otros asuntos de los que ocuparnos, y porque como la función artística no puede ser extirpada de cada individuo -sería como extirparles el corazón- se produce un efecto curioso por el que seguimos llamando arte a algo ajeno a nuestras vidas, a eso que gestionan las instituciones y que funciona sin que tenga nada que ver con nosotros, y a la vez vivimos la experiencia artística en otros lugares, a los que ni llamamos ni consideramos arte.

En mi experiencia tratando con personas, casi siempre rebotadas, o expulsadas del mundo del arte, he visto cómo este paradigma asumido es lo que les ha llevado a pensar que estaban dentro o fuera del mundo del arte, como si eso fuera posible, y que si no han seguido con éxito ciertos caminos y no han sido aceptado por ciertos agentes (cada persona elige los suyos dependiendo de cuál sea su valoración subjetiva del mundo del arte) no hay posibilidad de dedicarse a desarrollar su expresión artística. En muchos casos, no queda ni siquiera la posibilidad de hacerlo en casa, el fracaso asumido es total.

Una de las ventajas de este paradigma es que crea un orden semántico que permite identificar claramente las cosas: eso es arte, eso literatura, eso política… Y esto es una clara ventaja porque produce la sensación de que algo complicado, algo que requiere una búsqueda individual intensa, queda resuelto definitivamente. Es como ir al supermercado a comprar albahaca, está claro dónde está, a diferencia de tener que ir a buscar albahaca al campo. Así, si a un niño le gusta dibujar, por ejemplo, y sigue haciéndolo de adolescente, y parece que lo que dibuja coincide con lo que se supone que es sensibilidad artística (el acuerdo externo), el camino a seguir resulta claro, está bien señalizado, y al ser oficial la sensación general es que no se está dejando sólo a este chico a su suerte, que se le están dando las herramientas para que no todo dependa de cómo gestiona su talento. Esto es otra ventaja, un modelo que da seguridad (falsa) porque todo el mundo parece creer en él, y que en muchos casos funciona, porque da un oficio que puede ser usado en otros ámbitos. Da seguridad, está controlado, los artistas son los que han hecho este camino, y los que no entraron en la selección de artistas es porque no son adecuados.

*

Uno de los paradigmas del Arte Seguro es que trata de ser justo respecto a la competencia, sin embargo, como siempre ocurre cuando se interviene para evitar la competencia, se crea una competencia oculta mucho más injusta y, que en este caso concreto, no tiene nada que ver con las cualidades artísticas puestas en juego.

*

Puede parecer que he descrito una realidad objetiva, sin embargo es un paradigma interno, es una manera de pensar, en la que yo estaba, y que por supuesto tiene su realidad material. Sin embargo, para mí, no es tan importante, o no tiene importancia alguna, esa realidad material externa.

*

Asumir este paradigma tiene consecuencia individuales, más allá de la función artística personal. Estar imbuido de este paradigma afecta a la hora de desarrollar una carrera artística. Primero porque nos lleva a enfrentarnos con las instituciones que gestionan el arte sin ninguna autoridad, simplemente queremos ser aceptado. La actitud, incluso a la hora de desarrollar el trabajo artístico personal se ve afectado por esta falta de autoridad. El trabajo se adapta a esa necesidad de ser aceptado. Porque cuando se actúa dentro de este paradigma, generalmente se acepta tener que pasar por el proceso selectivo de realizar los estudios creados para la reproducción del paradigma, y que validan para ser un artista, legal y oficialmente, se busca la validación de estas instituciones, que dentro de este paradigma son el arte en sí mismo. Por lo que si estas instituciones no te validan no hay posibilidad de ser un artista. Esto lleva, al que se desenvuelve dentro de este paradigma, a realizar una serie de procesos que si no funcionan, le dejan con la sensación de, no ser artista, cuando sin embargo no ha puesto esa capacidad en funcionamiento durante el proceso, porque al asumir el paradigma y adaptarse a él, la propia adaptación genera un miedo a mostrar la verdadera expresión, y esta se sustituye por una expresión más formal, más adaptada a las estructuras ya creadas.

Por lo tanto no ser artista es no haber nacido para ello, porque en este paradigma las instituciones gestionan las decisiones de el dios del arte, por eso si no eres elegido es porque el dios del arte no te dio esa capacidad.

*

En este contexto, las instituciones son cajas vacías en busca de contenido que valide su función y forman parte de una red de intereses en la que su propia supervivencia como organizadoras y legisladoras de la cultura es lo principal. Requieren para ello de productores de contenido, a los que ofrecen sus cajas vacías a cambio de la validación para el oficio. Una clave de esta relación son las convocatorias, becas y demás propuestas. Las instituciones, al estar reproduciendo un modelo espontáneo, tratan de crear un entorno en el que la representación de todas las disciplinas catalogadas sea efectiva. Esto crea el mecanismo perverso, en el que el artista seguro ve oportunidades de mantenerse económicamente, para lo cual sólo debe adaptarse a lo que las instituciones proponen. En este paradigma he visto personas cuya única ocupación era presentarse a convocatorias, y cuya práctica era desarrollar las argumentaciones necesarias. Y solamente realizaban alguna obra si estas argumentaciones habían sido validadas antes por alguien (la institución). El sentido de la creación artística como expresión de la individualidad, que cuanto más original, más símbolos universales manifiesta, aquí no acontece. Aquí el artista es un mero productor adaptado a las líneas argumentales que se proponen.

Este paradigma no anula la competencia y el éxito de los mejores, solamente lo traslada a otros ámbitos que no tienen nada que ver con la representación simbólica. Trata de suprimir la competencia sin embargo, como todo lo que se trata de evitar surge de manera camuflada.

*

El artista seguro requiere para producir su obra la validación de la institución, y la institución del Arte Seguro requiere de las producciones del artista seguro para justificar su existencia.

*

El paradigma del Arte Seguro es un productor de inseguridad. El artista sólo está seguro entre sus muros, sólo si es aceptado. Es una defensa contra lo espontáneo y libre, es una retención, trata de imponer lo que debe ser el arte y la cultura, teme la desaparición -con la entrada del sol entre sus muros cerrados- de lo que mantienen, porque eso conlleva la desaparición de la estructura misma.

*

¿Se puede controlar la cultura? De entre todos los fenómenos que ocurren ¿pueden unos ser considerados culturales y otros no?

El paradigma del arte seguro es cultura, lo que sale de las instituciones culturales.

*

El artista seguro es inseguro, porque sólo a través de los procedimientos administrativos del Arte Seguro puede saber que es artista y que su expresión tiene valor.

*

Internet, y todo lo que a su vez ha ido surgiendo, no existen realmente, como tampoco existe nada de lo que he dicho anteriormente, no son más que una ilusión, un juego de mi mente. Internet es el símbolo que imaginé para salir de un conflicto mental que había desarrollado, una trampa burocrática que me impedía desarrollar mi libertad, tanto artística como vital, una trampa que me obligaba a recibir la validación de unos elementos externos abstractos y que impedían la creación imaginativa, por eso de mi alma cósmica, del que soy fuera del espacio y del tiempo, surgió como un mundo paralelo imaginado por Dios, un canal por el que la búsqueda de seguridad que había creado el paradigma del artista seguro implosionaba, dando paso a un paradigma diferente en el que reina la inseguridad, y la seguridad es amor a la incertidumbre.

*

La llegada de internet puede ser considerada una revolución para el arte, una revolución en el sentido estricto etimológico, porque esta poniendo las cosas en el lugar en el que estaban.

*

En el paradigma de Arte Seguro lo que es bueno es lo que ya está asimilado. Lo que está bien refiere al pasado. Es el paradigma de lo estático.

*

Cambiar un sistema de creencias es parecido a cambiar de país, cambia el entorno, el idioma, sin embargo las costumbres individuales se mantienen en enfrentamiento a las costumbres del nuevo lugar, y se experimenta la sensación de pérdida en los códigos que tan naturalmente manejan los habitantes del nuevo país.

*

Internet aparece como la erupción del volcán en el centro de la isla del paradigma del artista seguro.

*

El paradigma que se empieza a construir, el del artista inseguro, tiene que deshacer la base mítica que cimienta el anterior paradigma

*

El artista inseguro puede que ni siquiera sepa que es o que está haciendo algo relacionado con el arte, el artista inseguro hace, manifiesta los símbolos del inconsciente sin ser consciente de ello, no busca ser artista.

*

El artista inseguro es industrioso.

*

La aparición de internet sepultó de lava todo mi sistema de creencias, y de esa lava empiezan a brotar plantas.

*

Aparecen las redes sociales, las terribles redes sociales aparecen.

*

Antes sabíamos quiénes éramos, antes sabíamos comunicarnos, antes sabíamos de dónde venía la verdad y de dónde la mentira, estas terribles redes sociales permiten a cualquiera decir lo que piensa, aunque piense lo que piense cualquiera. Las terribles redes sociales aparecieron para manifestar algo en mí, me quitaron el suelo de los pies, abrieron un canal directo de comunicación con el micromundo y el macromundo, y todo el mito del arte y su sagrada e intocable esencia se desvanece entre mis dedos.

*

En el paradigma del Arte Seguro, el arte es esencia divina, pura, esencia que a través de los elegidos toma forma en el mundo vulgar y cotidiano, abre las puertas a lo inasible, por lo que materia tan pura requiere estar protegida contra el pueblo bruto por esferas altas de protección, deben los expertos abrir y cerrar las puertas, limitar el aforo, y el artista elegido debe ser becado por la polis para que su sublime arte engrandezca el mundo.

*

El paradigma del Arte Inseguro trae el arte que se puede comprar y vender, cuyo precio es establecido por el pueblo en su libre elección, y cualquiera puede crear y mostrar su obra a quien sea capaz de conseguir que se interese por ella. No hay barreras ni controles de entrada y salida. Las instituciones despistadas corren detrás tratando de organizar el rastro, la cola del meteorito, es el caos, es la industria.

*

La tecnología en pocos años destruye la presa en la que el Arte Seguro descansaba, y el arte se manifiesta a borbotones sin control.

La grieta en ese muro llevaba tiempo dejando pasar agua, pero no habíamos reparado en ello, era una pequeña cascada divertida (una cámara de vídeo casero, una grabadora de cinta de casete)

Lo que requería un proceso técnico muy complicado y costoso empieza a ser asequible y sencillo. La tecnología aparece como lo que siempre fue, un médium que manifiesta la sustancia inconsciente en la que consiste el arte.

*

La tecnología viene ahora a mostrar que eso de que lo artístico pertenece a unas personas y a otras no, era la manera de tener control sobre el arte.

*

En el Arte Seguro hay espacio para elucubraciones pagadas que no interesan a nadie, objetivamente. El Arte Inseguro no permite esto, lo que interesa más es más, lo que interesa menos es menos, no hay manera humana ni algoritmo que pueda adivinar qué va a funcionar. Nada puede ser previsto ni manipulado, ocurren fenómenos incomprensibles, hasta que todo es incomprensible, salvo el hecho de que más personas se interesaron. Se manifiesta lo que es, no lo que debería ser según los vigilantes.

*

Pretender ser literal a través del arte, pretender ser objetivo, señalar una realidad precisa, es como querer disparar con una pistola de cartón y acertar a la lata. El arte mueve símbolos y no se puede controlar cómo estos símbolos van a mostrarse.

*

Un entorno seguro manifiesta inseguridad.

Un entorno inseguro manifiesta seguridad.

*

Ahora no hay nadie por encima ni por debajo, no hay competencia más que como recurso de búsqueda de la seguridad, eso sí, hay admiración por quienes lo hacen de manera más efectiva, más libre, más auténtica.

Ahora puedo hacer lo que me da la gana, pero mi gana no lo es todo. La producción artística es como la sexualidad, no puedes ir a lo tuyo y esperar buenos resultados. Ahora ya no hay un entorno validado donde masturbarse. Ahora tiene que haber comunicación, sexualidad, comunicación, diálogo. El Arte Inseguro tiene que establecer comunicación, y tan importante como la creación es la comunicación de la obra. En el Arte Seguro la obra, al venir ya validada, no requiere de comunicación, puede no interesar más que a los gestores, y eso ya basta. El artista inseguro puede vivir de su trabajo, en un mercado en el que lo que aporta a los demás puede producir beneficio. Aquí el artista seguro no tiene mucho que hacer, es terreno del artista inseguro, que tiene que crear su manera de comunicar su trabajo y tiene herramientas para hacerlo.

*

Algo que me aporta este paradigma es que descubro que la verdadera expresión lleva asociada la verdadera comunicación, lo que aquí vale para uno puede no valer para nadie más, se pueden crear patrones pero no funcionan realmente, el Arte Inseguro requiere recursos constantes.

El Gran Fin es la asunción del movimiento.

Tras el Gran Fin no hay soluciones generales.

El Gran Fin requiere recursos constantes. (2)

(2) Página 31 del libro Gran Fin de Monoperro editado por Jekyll&Jill en 2015.

*

El Arte Inseguro no requiere de un mundo del arte, porque todo el mundo es mundo del arte.

*

Las redes sociales me han permitido que personas muy diversas accedan a mi trabajo y a mis ideas, estas personas no son importantes dentro de la jerarquía de arte, esto diluye mi trabajo. Un dibujo mío lo tiene, por ejemplo, una señora de Soria, y un señor de Rosario en Argentina, no sé qué será de esos dibujos, no los transportarán en cajas acolchadas, ni los cogerán con guantes blancos. Esto ocurre con muchos libros autopublicados que han vendido miles de ejemplares, que no constan en ninguna lista de ventas de las revistas literarias, y con los que sin embargo sus

autores han ganado dinero. Una editorial te da un pequeño tanto por ciento de la venta de un libro (lo que resulta lógico, por supuesto), el resto es lo que das a cambio de estar en el mundo de la literatura, aunque sea en el desierto más perdido de ese mundo. Te lo intercambian por prestigio. No sé qué es lo mejor. No puedo argumentar a favor ni en contra de ninguno de los paradigmas.

*

Sin duda, estos dos paradigmas son mentira, sin embargo es una mentira que a mí me ha funcionado. Pasar de uno al otro me ha dado la posibilidad de explorar lugares que tenía vetados, me ha dado la posibilidad de producir sólo con lo que tengo, me ha evitado la tentación de recibir dinero que me permitiese hacer algo grande, y con lo que tengo, estoy consiguiendo crecer a un ritmo que yo no escojo directamente, sin embargo es el adecuado, no tengo la necesidad de ser descubierto, ni de ser validado por ninguna autoridad, la gente a la que le gusta mi trabajo me valida, les soy útil de alguna manera.

*

Me comentaron una vez la idea de que los artistas reciban una subvención directa del Estado.

Esto me hace pensar...

¿Sería una subvención directa del Estado de por vida?

¿Se le otorga así a ciertas personas el estatus de artistas a priori, independientemente de que su trabajo aporte algo a alguien?

Esto sería el paradigma del artista seguro llevado a su máximo esplendor. Es interesante.

¿Quién decide quién es artista y quién no? (¿Lo elegirán las instituciones autodenominadas artísticas?)

Esto me hace pensar…

¿Es el artista artista antes de que su trabajo tenga un desarrollo en el mundo? Si es así, existe el artista en esencia, y el no artista en esencia también.

¿Son las autoridades culturales las que deben establecer unos métodos para diferenciar al artista esencial del que no lo es?

En el paradigma del Arte Inseguro, lo artístico es posterior, es la clasificación que se hace de lo ya sucedido. Ser artista es sólo una denominación general. Lo principal es la acción en el mundo, producir comunicación, crear contenido, y en definitiva servir para algo, y esto será recompensado. El artista inseguro tiene que comunicar su trabajo como si fuese, que lo es, parte de su expresión. Tan importante es la comunicación de su trabajo como su remuneración, que es en definitiva lo que permite que el intercambio sea justo. En el paradigma del artista seguro esto no hace falta, es su condición de artista lo que una vez validado es comunicado por las autoridades y recompensado por ellas, independientemente de que el público no-artista se relacione o no con ese trabajo.

*

El artista inseguro puede negociar con una institución en iguales condiciones porque no la necesita para su supervivencia.

*

Y termino con el principio de Gran Fin:

El Gran Fin llega.

El Gran Fin trae la destrucción de todas las instituciones

que has creado y que crees que te gobiernan. (3)

(3) Página 17 del libro Gran Fin de Monoperro editado por Jekyll&Jill en 2015.


67 vistas

© 2017 monoperro.com

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle